domingo, 11 de marzo de 2012

Lu Ji y el arte de desentrañar las sombras.

Conocemos de sobra valiosos libros que nos pueden acercar de manera certera a los planteamientos poéticos, en definitiva las claves para compreder el nacimiento, desarrollo y plasmación de un poema. Libros que ahora me vienen a la cabeza como: "La poesía" de Johannes Pfeiffer, "El arco y la lira" de Octavio Paz, "Función de la poesía y Función de la crítica" de T.S.Eliot, "Crítica Práctica" de I. A. Richards, "Las palabras de la tribu" de José Ángel Valente, "Arte poética" de Jorge Luis Borges... son tan sólo algunos de los ejemplos notables del siglo XX donde el lector y amante de la poesía puede llegar a comprender un poco mejor los mecanismo poéticos ocultos.




Lu Ji (261-303 d. C.) general del ejército chino y hombre de Estado alternó el conocimiento de la guerra con el pensamiento y la palabra precisa en una obra mágica y honda que nadie debería perderse, si alguien quiere profundizar sobre el pensamiento oriental y el arte de la escritura este libro es una pequeña joya para ello. Un maestro de la edad antigua que está esperando ser descubierto; bajo el título poco sugerente de: "Wen fu Prosopoema del arte de la escritura" (Editorial Cátedra, 2010). Nos encontramos ante una edición bilingüe a cargo de la reconocida traductora y profesora Pilar González España. Edición soberbia donde podremos entender mejor el oficio del escritor y el placer de la escritura poética; la diferencia estriba con respecto a los anteriores autores citados es que dicho autor , Lu Ji, y su libro vivió en el siglo III d. C. ,y la vigencia de sus palabras no tienen caducidad en la sociedad actual, y para botón de muestra ahí les dejo con uno de sus prosopoemas:




INFINITUD Y MEDIDA








Las formas tienen diez mil variacio-




nes posibles, pero las cosas del mundo




no tienen ninguna medida.








Confusas y caóticas, dispersas y fuga-




ces, todas ellas son difíciles de describir.








La belleza de las palabras se muestra




en la destreza del talento. Pero es el pen-




samiento el artífice que las gobierna.








Por ello, luchan entre Existencia y No




Existencia, se debaten entre profundidad




y superficie.








Aunque se escapan a la geometría del




círculo y el cuadrado, y esperan agotar




los límites de forma y contenido.








Así, para halagar los ojos, se encumbra




lo exuberante. Pero para satisfacer al espí-




ritu, se valora la precisión.








que las palabras fluyan así no es impe-




dimento. Porque el discurso sólo alcanza




su fin cuando trasciende.












1 comentario:

  1. Muy bueno el post, tienes un blog cojonudo Rufián. Os enviaré algún poema para Letra y Puñal con pseudonimo, escribo de la ostia.

    Fdo: Blanco Solomeo Paredes

    ResponderEliminar