miércoles, 22 de septiembre de 2010

Epicuro está entre nosotros.

Ya está en la calle desde hace algunos meses la poesía reunida (1991-2009) de Juan Antonio González Iglesias bajo el título: Del lado del Amor (Visor,2010). Juan Antonio González Iglesias (Salamanca, 1964) uno de los poetas más personales aparecidos en los últimos veinte años en España. Conjunción perfecta entre mundo clásico y la llamada poesía figurativa. Acercar el pensamiento, el mundo griego y romano al lector común, pues los antiguos siguen vivos entre nosotros. Las críticas han llegado desde numerosos lugares encarnadas bajo la envidia o la falta de conexión estética o poética con su mundo tan personal, y que bebe, repito, de la tradición antigua y del mundo renacentista. Algunos todavía no han comprendido entre crítica y contracrítica que una de las bazas fundamentales de Juan Antonio González Iglesias es la búsqueda de la sencillez y la reflexión bajo estructuras tradicionales en algunos casos, tender puentes entre el mundo clásico y contemporáneo, buscar como decía Aristóteles: "el justo medio entre los extremos", y ahí residen sus sobresalientes virtudes pues pocos llegan a esa concreción y canto tan perfectos. Llegar al punto cero, para este poeta su punto cero sería la mitad perfecta entre los antiguos y el mundo que le ha tocado vivir. Una buena ocasión para releer a Juan Antonio González Iglesias, sus cinco libros ya de sobra conocidos que unidos a: Selva de fábula (inédito) y algunos poemas nuevos escritos en la última época producirán momentos gratos a los buenos amantes de la poesía. Juan Antonio González Iglesias un valor seguro ante los nuevos tiempos de crisis que se avecinan.
Ahí tienen dos poemas de su libro inédito "Selva de fábula" para lectores atentos.
EN NOMBRE DE NOVIEMBRE
En nombre de noviembre un encendido
bosque se extiende por la piel del agua.
Apresado en cristal, logra el ocaso
asediar la ciudad con áurea seda,
con la veste de fuego que merece
toda hermosura que se precipita
por la pendiente audaz del esplendor.
PREGUNTA QUE EL POETA DESOLADO
DEJA A LOS MUY EXIGENTES LECTORES
DE POESÍA
¿Qué consideración
tienen que merecernos
quienes han cometido
atentados
contra la belleza
del mundo?

1 comentario:

  1. Doy fe como dirían los notarios. Auna la tradición clásica pero una forma amena y con poemas de línea clara. Aunque eso ya lo sabe usted estimado Rufián

    ResponderEliminar