viernes, 6 de agosto de 2010

El mago de las tormentas. Turner en Madrid.

(Wiliam Turner. Paz- Sepelio en el mar, exp. 1842. Londres, Tate.)
Es uno de los pintores más controvertidos y mágicos de la primera mitad del siglo XIX. Me refiero al inimitable: Wiliam Turner (1775-1851) pintor del paisaje que con sus nuevas técnicas para captar los fenómenos atmosféricos fueron sin lugar a dudas un claro antecedente de los llamados pintores impresionistas. Siguiendo la máxima de: "Lo que no es tradición es plagio". Turner tuvo numerosas influencias claras de pintores como: Gaspard Dughet, John Constable, Richard Wilson, Rembradt, Van de Velde, Tiziano, Veronés, Claudio de Lorena, Poussin...Desde el 22 de junio hasta el 19 de septiembre bajo el título: "Turner y los maestros" en el Museo del Prado de Madrid tiene lugar un diálogo asombroso entre el genio y sus maestros, amigos y artistas contemporáneos dónde se puede apreciar de manera clara la génesis de muchas de sus obras, los retos y obsesiones de este mágico pintor de las tormentas, nubes y fenómenos atmosféricos, ahí radica su fuerza y originalidad en una época donde el retrato y la pintura realista era la moda dictada. Obras como: Naufragio de un carguero,Sombra y oscuridad: la tarde del Diluvio, Tormenta de nieve o Trafalgar. Muestran aparte de un dominio técnico del color y el dibujo, una fuerza expresiva tanto de luz y color insuperables para aquella época. Si tienen tiempo y pasan por Madrid vayan al Museo del Prado y verán como les llama la atención esta lucha titánica por convertirse en unos de los geniales pintores de su época y pasar a la historia, a pesar de ello, Turner tiene siempre a pesar de su soberbia sus rayos de humanidad cuando comenta de su contemporáneo David Wilkie lo siguiente: "Si David Wilkie hubiera vivido algunos años más yo no podría podido vivir de la pintura". El genio, reconoce sus limitaciones. Turner: genio y pintura sin concesiones. Pasen y vean por el museo y luego me cuentan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario