martes, 27 de abril de 2010

PUBLICAR NO ES LO QUE ERA: EL FUTURO DE LAS EDITORIALES INDEPENDIENTES.

Este jueves la literatura a debate en la Universidad de Oviedo. Allí nos vemos. Para abrir boca un texto del escritor Diego Medrano publicitando el evento...
Texto publicado por Diego Medrano en El Comercio (27/04-2010).
Ni un solo instante ha abandonado el poeta David González (San Andrés de los Tacones, 1964) su intensa militancia y martirologio literario: ni en ocasionales estancias penitenciarias, ni en vagabundajes no siempre festivos, ni en crónicas y muy letales enfermedades cotidianas. Ni un solo instante, digo, ha claudicado: su crucifixión es el lápiz y su mito el furor más o menos alambicado de estrellas y euforias blancas como bellos insomnios. De sus últimos furores, dos libros: por un lado, sus relatos completos, bajo el hermoso título de 'El debut del chico tatuado' (Azotes Caligráficos); por el otro, una antología sobre poetisas contemporáneas única en su género ('La manera de recogerse el pelo'. Bartleby Editores). No hay más deriva en David González que una poesía directa al corazón del hombre (a su ruindad o heroísmo) ni más clima que el callejero (donde ciudadano y 'homo ludens' buscan prójimo y bien común) ni más tono que el que piensa en voz alta y no se arredra («poesía o narrativa de no ficción», diría su autor). Ya digo, ni el menor atisbo de acobardamiento, tedio o alma baqueteada por sinsabores varios: la ferocidad de un libro tras otro -dos, en este caso- cueste lo que cueste. Libros que dan paz a la felina vida de dormir con un solo ojo y todos los anillos puestos (antes llevaba doce, ahora no sé). Sólo una capa o fiel aliada en el hombre de las suelas de viento -David González-: la noche áspera y lechal. Aquello de Woody Allen tan magnífico: «La gente buena duerme mucho mejor por la noche que la gente mala. Por supuesto, la gente mala se lo pasa mucho mejor cuando está despierta». Lo de Jimmy Walker, alcalde de Nueva York: «Es un pecado acostarte el mismo día que te has levantado». Sólo un faro en los días exactos del naufragio: el encuentro con sus lectores, los recitales, inocular el veneno o lenitivo final de la letra impresa. El que dará este jueves en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo en compañía de uno de sus editores más fieles (Pepo/Bartleby). «Se escribe para limpiarse por dentro» (la frase es suya), y ya se sabe: la limpieza, en contra de la belleza, no es una mera cuestión de atención sino lo extenuante de un trabajo no llamado a claudicar. «He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud», decía Voltaire de la que ponía los tirantes.

3 comentarios:

  1. A mí lo que realmente me gusta es el porno, pero bueno ya sabes, de vez en cuando hay que cambiar de afición, así que pasaré por alli.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ya me contareis algún sábado de esas aficiones...

    ResponderEliminar
  3. Estimado. Te escribe un compañero de chile.
    Me gustaría saber cómo les fue en el debate del jueves 29 de abril.
    ¿Qué criterio se compartió?
    ¿Se podrá respetar el derecho de autor?
    En mi país estamos retrasados con distintas normativas con respecto a los libros, el impuesto es demasiado alto. Por ende, se utiliza bastante los medios independientes ya que es difícil que una editorial te pueda asistir, además faltan buenas ideas y cabecillas que organicen este tipo de asambleas. Quiero saber tu opinión frente a su realidad. Para conversarlo con mis compañero de chile.
    Gracias.
    Ricardo Villalón

    ResponderEliminar