jueves, 24 de septiembre de 2009

¿Qué está pasando en Verines?

Me levanto de la cama y desayuno leyendo los periódicos: El País, El Comercio, La Voz... Y la Nueva España, este jueves vuelve con su suplemento de cultura. Ninguna cara nueva. Cambiar para que todo siga igual. Aparece un artículo sobre los encuentros de Verines (como todos los años), este año toca sobre periodismo cultural (¿Periodismo cultural? una contradicción en sí misma). Unos encuentros de literatura privados donde veinte o treinta personas se dedican a debatir sobre el bien y el mal. Me gustaría ver las actas de sus intervenciones, asistir como público (por cierto, sepan ustedes que no se puede asistir a tales eventos literarios que publican a bombo y platillo). Más tarde, nos enteramos a toro pasado, quién ha ido (generalmente suelen ser personas invitadas que con interés desinteresado hacen el articulito para: La Nueva España, Les Noticies y otros diarios regionales). No veo información en ningún medio tanto nacional como internacional de tales eventos que llevan realizándose más de 25 años, con el dinero de todos los contribuyentes. Como ciudadano, me parece una vergüenza que actividades culturales tengan un carácter privado y las paguen: Ministerio de Cultura, Principado y ayuntamientos de la región. Como escritor, en absoluto estoy de acuerdo con el concepto que se proyecta del artista: una persona elitista y ajena al mundo que le rodea, sin ningún tipo de contacto con la población que lo acoge. ¿Cuánto cuesta Verines a los ciudadanos? ¿Dónde están las cuentas públicas de tal desembolso literario? ¿Qué interés tiene una actividad cultural a la que practicamente ningún elemento del mundo literario asturiano participa ni tampoco los ciudadanos del lugar? Luego, vemos en la prensa regional los articulitos de turno, de lo bien que lo han pasado y lo mucho que han trabajado nuestros escritores o "periodistas privados", eso si, de forma privada, ocultando lo que se dice y se hace, una oscura forma de hablar de literatura pero con el dinero del resto. Una vergüenza, y lo peor de todo es no ver ningún artículo criticando el evento, sacando a debate algo que lleva sangrando en Asturias más de veinticinco años. Dónde está nuestra intelectualidad asturiana, nuestros consagrados escritores ... o es que ya no existen, o han desaparecido por arte de magia en el momento más complicado. Dónde se encuentran nuestros escritores, nuestros periodistas culturales ante esta y otras vergüenzas que vienen ocurriendo en nuestra región; algunos reclamamos el derecho a la protesta: constructiva, alta y clara, sin acritud pero directa pues como dice el dicho: "el que calla otorga", y los dichos populares van siempre cargados de mucha razón.

24 comentarios:

  1. Rufi, mola mucho la caña que le das a diestro y a siniestro. Seguro que tienes razón en todo lo que dices: tendrás datos y pruebas. Eres escritor pero prefiers quedar en el anonimato. Eso te honra. No se muy bien como es lo de Verines, pero treinta o cuarenta colegas encerrados en una casona hablando solo para ellos da un poco de yuyu.
    Ánimo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Me dejas ponerlo en mi blog?
    Cañita brava y como decía la canción

    DEJA QUE LES DIGA QUE NO!

    ResponderEliminar
  3. De aquí de Asturias fueron Tino Pertierra y Miguel Barrero. Ya está dicho todo

    ResponderEliminar
  4. hombre, no está dicho todo. No se puede comparar a los dos que citas, anónimo. Barrero no lo hace mal del todo. Y tiene la mitad de años, casi, que Pertierra, que no tiene remedio. Pero ya de pensar en gente que se ocupa de literatura o cultura en Asturias, podían haber pensado en Juan Carlos Gea, en Diego Medrano, en José Luis Argüelles, o en Javier García Rodríguez, algunos de los cuales acaban de sacar libro. Pero claro, qué sabe un tio de Salamanca como Jambrina de a quién hay que invitar en Asturias.
    luisito

    ResponderEliminar
  5. Barrero es mucho peor que Pertierra, porque con veinte años menos es más viejo que él y tiene todos sus malos defectos aumentados. Además de ser un odioso trepa, claro.

    ResponderEliminar
  6. Flipo con las cosas que leo. Lo primero que voy a decir es que jamás he ido a Verines, nunca he sido invitado. Lo segundo, que me parece un lujo que en Asturias haya un think tank literario como Verines. Esas cosas dejan una huella invisible pero su espíritu es perceptible con el tiempo. La cultura y el pensamiento se crean así, toda conversación es historia, deja un poso, da lugar a cosas, mueve el mundo. El gasto de Verines debe ser mínimo en comparación con otros eventos (esos sí) elitistas y absurdos y conservadores y necios que se celebran en Asturias a menudo. Ni Pertierra ni Barrero son unos trepas. Nos guste más o menos lo que escriben, son dos periodistas que están en el meollo, que les concierne la literatura y la cultura en general y tienen mucho que decir. No son los únicos, pero son tan válidos como cualquier otro. Veo que en Asturias seguimos criticando todo lo que se mueve. Y esa alusión al tipo de Salamanca, en plan "¿quién es ese para venir a Asturias a hacer gasto?". Lamentable. Vienen a cuento aquellos versos de Cernuda: "El español terrible, / que acecha lo cimero / con su piedra en la mano".
    Saludos cordiales:
    JLP

    ResponderEliminar
  7. En Internet tienes colgadas las ponencias de todas las ediciones. Teclea en Google "Encuentros de Verines" y es la primera que sale. Así te enterarás de todo lo que se habló.
    Ah, y los encuentros son cerrados al público, pero, que yo sepa, no a la prensa. La Voz de Asturias estuvo. Y la agencia Efe, también. El año que viene, si quieres, te acreditas y vas.
    Un saludo,
    Miguel Barrero

    ResponderEliminar
  8. Yo no se mas que una cosa: Miguel Barrero es de los pocos escritores que personalmente he recomendado a una editorial. Escribe muy bien y el resto es insultar. De Verines si se podría hablar mucho.

    ResponderEliminar
  9. "quién a ido"
    Escribiendo tan bien, es normal que no te inviten a nada, chico.

    ResponderEliminar
  10. Cuando des tu nombre y apellido, hablamos.Mientras,no eres más que un cobarde anónimo y envidioso.

    ResponderEliminar
  11. Rubencito, qué mal te sentó tu efímera presidencia de la Arrea... Sólo has conseguido apoyos del frustrado Santiago Rémora, menudo carrerón.

    ResponderEliminar
  12. Este Jambrina... tendría que haber invitado a >Rubén Rodríguez, Javier Las Heras y Santiago Besnosécuántos, que son muy buenos,conocidos y prestigiosos.

    ResponderEliminar
  13. Yo no entiendo mucho de esto ni sé muy bien que hago aquí pero menudo tufo a envidia guapín, das pena.
    CPG.

    ResponderEliminar
  14. Me calo la boina y os advierto:

    El rufián es un pueblerino de Gila:

    "si los escritores forasteros vienen paquí será pa chuparnos la fabada, que pascribir en este pueblo hay que ponerse comoyó mucha mierda de gomina, hasta que traspase a las ideas. Jambrinaaaa! queminviteeees! He dicho"

    ResponderEliminar
  15. Me parece patético lo de Verines. Enhorabuena a Rubén por contar la verdad. Se ve que la verdad no gusta a estos escritorzuelos de pacotilla chupasubvenciones y están a la que saltan. Claro no tienen otra cosa que hacer. Ésto si que es vivir del cuento. Que se pongan a currar y dejen de especular

    ResponderEliminar
  16. El bueno es David Suárez, con sus poemas de todo a cien y sus cortometrajes infumables que sólo ven sus chupapollas habituales, tipo Botas, Remorales o el firmante de este bodrio rufianesco.
    JLGM

    ResponderEliminar
  17. Cada uno tiene derecho a tener su opinión. Pero resulta muy curioso que cuando se escribe sobre un tema incomodo lluevan los anónimos insultantes.

    ResponderEliminar
  18. ¿No estás acostumbrado a que te lleven la contraria, Santiaguín?

    ResponderEliminar
  19. Llueven anónimos insultantes, pero fíjate que llueve para todos los lados.

    ResponderEliminar
  20. Nota al pie: siempre firmo como JLP porque sólo intervengo en blogs de amigos y conocidos y doy por hecho que las iniciales son transparentes. Yo nunca escribo anónimamente.
    Reitero lo dicho.
    Saludos cordiales.
    JLP (José Luis Piquero)

    ResponderEliminar
  21. Me entero por un amigo de esta polémica entre mi apreciado Rubén D. Rodríguez y mi desconocido Miguel Barrero a cuenta del Encuentro de Escritores de Verines.
    Desde una entrada de su blog, Rubén criticaba la aportación de dinero público para un acto cerrado al público, como son esos Encuentros, y Miguel Barrero le ha respondido desde el suyo.

    De esa larga respuesta, que se abre con un error gramatical (“Una de las cosas que menos me gusta…”), una parte está dedicada a censurar ciertos errores gramaticales de Rubén y otra a justificar los Encuentros. Para no perder tiempo, me ocupo de esta justificación, que si he entendido bien puede reducirse a tres argumentos:


    -Los encuentros de Verines están cerrados al público porque quienes allí participan hablan de cosas que sólo les interesan a ellos, no porque tengan nada que ocultar, y Barrero los compara con los congresos médicos y las deliberaciones secretas del jurado del Premio Cervantes. Además, añade que con dinero público se pagó una cena y poco más.
    -Es muy discutible el interés general de otros actos pagados con dinero público, como puedan ser un concierto de los Rolling Stones o las fiestas patronales de San Mateo.
    -En contra de lo que afirmaba Rubén, que negaba la existencia de actas, hay una página web en la que puede encontrarse toda la información que uno desee sobre los encuentros.

    Vamos por orden, para no perdernos:

    -Es alucinante la tranquilidad con la que mi tocayo Miguel Barrero reconoce que esos encuentros no tienen ningún interés para la inmensa mayoría de la sociedad que ha pagado la cena consiguiente.
    -Ignoro cómo funcionan los congresos médicos. Ignoro si incluyen cenas, y si éstas se pagan con dinero público. Ignoro incluso si tiene algún sentido hablar así, en general, de “congresos médicos”. Ignoro también si Barrero ignora tanto como yo o está más enterado del asunto.
    Lo que creo no ignorar es que a esos congresos pueden acudir, por lo general, todos aquellos especialistas que lo deseen mientras lo permita el aforo. Para entendernos: un cardiólogo puede asistir como público al congreso de turno sobre cardiología. En los encuentros de Verines no pueden entrar más escritores que los ponentes.
    (En medio de tanta beatería cultural, no me resisto a añadir, aunque sea entre paréntesis, una observación que me parece evidente: los beneficios que la sociedad puede extraer de un congreso de cardiología son infinitamente mayores que los que pueda proporcionarle un encuentro literario cerrado al público).
    - Al jurado del Cervantes no se le paga por deliberar, sino por fallar, y su fallo es público.
    - Los conciertos de los Rolling Stones o los festejos de San Mateo, pagados con dinero público, están abiertos al público que los ha pagado. Los encuentros de Verines, no.
    - He visto la página web enlazada por Barrero. En ella se cuelgan algunas (sólo algunas) de las ponencias que los escritores allí reunidos se leyeron los unos a los otros. No veo por ninguna parte un debate, unas preguntas, unas conclusiones o cualquier otro tipo de intercambio intelectual que justifique unos encuentros con sus consiguientes cenas. Sólo veo unos textos que podrían haberse colgado directamente en esa misma página web, desde donde irradiarían igualmente sus benéficos efectos sobre la sociedad que ha pagado la cena.

    Por último, quisiera aclarar que nada de lo que digo, y creo que nada de lo dicho por Rubén, debe entenderse como una crítica al señor Barrero ni a ningún otro participante de esos encuentros. En mi opinión, si la Administración ha querido pagarles con dinero público una cena privada, han hecho estupendamente aprovechando la ocasión. Yo mismo me he aprovechado, alguna que otra vez, y en estos momentos de crisis no está la cosa para hacerle ascos a ningún regalo. Lo que sí puede y debe criticarse es la decisión de esa Administración.

    Miguel Postigo

    ResponderEliminar
  22. Otra apostilla. Estos días se recuerdan los encuentros literarios de Formentor, que (espero no equivocarme) no fueron abiertos al público y de los que no existen actas oficiales. Y sin embargo, ¡qué huella tan perdurable han dejado en la cultura española, en forma de actas personales (citemos, por ejemplo, cierto poema de Gil de Biedma) y en forma de testimonios intelectuales, de encuentros editoriales que luego fueron muy fructíferos, de debate que acabó trasladándose a la literatura española, etc!
    A veces, un acontecimiento no se mide por su repercusión inmediata sino por sus consecuencias, por la reflexión que genera (que se filtra al conjunto de la sociedad poco a poco), por alcances que todos los que estamos en el mundo de la literatura sabemos que se producen a largo plazo. Es una inversión en el debate, en el pensamiento, en el intercambio de ideas. Y, a veces, ese intercambio tiene que ser a puerta cerrada, es decir: entre los escritores y los artistas. Para que se cree ese ambiente de reflexión propicio.
    Admitido esto (si se admite), la cuestión del dinero público es mezquina. El coste de una actividad como esta es ínfimo en comparación con sus beneficios y repercusiones, su necesidad: que exista. No creo que la repercusión pública de los encuentros de Pravia sea mayor (al menos de la parte de debates entre escritores) y nadie pone en duda (o yo no la pongo) su necesidad. Y el coste por ahí se andará. Y cenas, en ambos sitios se celebran.
    Yo soy amigo de Miguel y de Rufián. Aquí no opino por amistad. Pero pienso que hay que sumar y no restar. Lo que pasa es que no he visto a los participantes de Verines criticar a Pravia y me jode ver a los Pravia criticar a los de Verines. Veo ahí un cainismo letal y una pequeñez de miras y una mezquindad que son lo último que necesita la literatura. Por favor.
    Y, a fuerza de ser pesado y para que no se digan más tonterías, declaro que yo he ido a Pravia a menudo (y a otros sitios parecidos), que nunca he ido a Verines y que mi nombre es José Luis Piquero y jamás firmo anónimos.
    Saludos cordiales:
    JLP
    (Esta entrada la cuelgo en ambos blogs).

    ResponderEliminar
  23. hombre, muy bonito, no te quito razón, pero coño... ¿qué me dices de esos encuentros que con el mismo dinero de todos organiza tu asociación de escritores asturianos solo para sus socios?

    ResponderEliminar