martes, 21 de julio de 2009

Reflexiones de un ocioso desde la playa de Santander.

Me voy unos días para desconectar de la ciudad de Oviedo. Un curso de gramática española en la UIMP de Santander es la excusa perfecta. El tema farragoso en principio, apto tan sólo para gramáticos y profesores de lengua española, pero el asunto nos puede dar gratas sorpresas a la vuelta de la esquina, sobre todo para alguien que tiene interés por la literatura. Leyendo estos días el magistral libro: La traducción de la poesía (Pretextos, 2002) de Yves Bonnefoy, uno de los autores vivos franceses más importantes tanto en la creación como la traducción. Libro que reflexiona sobre la problemática de la traducción y los elementos benéficos que tiene para el escritor. El curso comienza bajo asuntos poco aptos para el público en general, pero al cabo de varias sesiones me encuentro con dos ponencias interesantes: la primera a cargo de Beatriz Arias Álvarez de la Universidad Autónoma de México sobre el papel de los participios, su importancia y evolución en la Lengua Española. El segundo ponente, me llama de forma poderosa la atención es: Manuel Iglesias Bango, catedrático de Lengua Española de la Universidad de León, nos habla sobre: las oraciones concesivas dialogales. Tema árido pero vivo, aparte de la especialización del curso, me interesa la explicación que da sobre el origen de las palabras, su evolución del latín hasta nuestros días. Luego nos habla de la implicación de los mensajes ocultos que estas tienen, del concepto de polifonía que puede tener una oración, la información que puede existir por razones de tipo cultural por parte del receptor. Estos conceptos me suenan: Octavio Paz (en su libro magistral: el arco y la lira) o Yves Bonnefoy ya hablaron al respecto sobre este asunto. La complejidad del texto ante la traducción y la creación, el diálogo eterno y recíproco entre poeta y lector. Aparte de la playa y el buen ambiente en Santander con los compañeros del curso, algo sacamos para la reflexión de ideas mientras el verano sigue.

1 comentario:

  1. Qué envidiaaaaaaaaaa!!! Tienes libros que pasarme, muchos...

    ResponderEliminar