martes, 21 de julio de 2009

Cuando el bebedor despertó el rincón de Adi seguía allí.

Si, no pasa nada por comer y beber en lugares atípicos y poco recomendables a priori, no tenemos que desplazarnos mucho para encontrar un lugar paradisiaco. Yo, ya lo he encontrado, y les voy a rebelar el secreto, está cerca de mi casa, en pleno casco antiguo, para más señas en la calle carpio. Un diamante dentro del bullicio nocturno. Un bar de "paisanos" en plena movida ovetense de vinos y tapas. El Rincón de Adi ofrece: Tapas de jamón y vino a tres euros, tortilla de patata en su punto, patatas bravas para estómagos exigentes ... además de las cervezas mahou y vinos de toda la vida a precios asequibles; continua la cita gastronómica con: una tortilla de merluza espectacular, cachopines de jamón o pollo con patatas que quitan el hipo, adobo, picadillo con patatas y cuando el dueño tiene a bien un higado de escándalo. Lugar para practicar el voyerismo nocturno, aquí se dan cita animales diurnos y noctámbulos de todo pelaje: musicos,escritores,camareros,universitarios, paisanos del barrio... En definitiva: comida casera, ambiente de barrio y trato familiar en plena movida ovetense y además a precios económicos. Un bar para la crisis. Pues ya lo dice un amigo mío de andanzas: Cuando el bebedor despertó el rincón de Adi seguía allí. Tasca para todos los públicos. Pasen, vean y luego me lo cuentan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario