lunes, 29 de junio de 2009

Silencios y verdugos: Algunas consideraciones sobre la poesía asturiana actual.

Me llega noticia de la presentación de un nuevo libro fabricado por la Asociación Cultural Valdediós en el que participan cuatro poetas: dos de ellos de sobra conocidos José Luis Piquero y Julio Rodríguez, los otros dos con una prometedora carrera que comienza: Laura Casielles y Teresa Soto. El antólogo y escritor, uno de los más prestigiosos, polémicos y conocidos: José Luis García Martín. La cita es este viernes 3 de Julio a las 19:30 en el Monasterio de Valvediós, el lugar no es de fácil acceso, pero el recital promete. Cita literaria del verano, por ahí han pasado gente conocida: Pelayo Fueyo, Francisco Alba, Xuan Bello, Javier Almuzara, Inés Toledo, Silvia Ugidos, Herme G. Donis, Ana Vega, Sergio C. Fanjul... y un largo ecétera de nombres conocidos (más de veinticinco poetas se han dado cita hasta ahora en Valdediós) y no tan conocidos pero en definitiva interesantes para el amante de la poesía. ¿Ausencias? Por supuesto, podríamos citar unos cuantos nombres que me vienen a la cabeza y seguro que otros se me olvidan: David González, Javier Lasheras,Fernando Beltrán, Jordi Doce, Fernando Menéndez, Jaime Priede, Diego Medrano, Marcos Canteli, Ana Vanessa Gutierrez, Esther Prieto ... El antólogo tiene su palabra, los lectores también y lo que muchas veces queremos es que se nos muestren las diferentes tendencias poéticas que abundan en la región. Otro punto negro de la historia: La edición de esta pequeña muestra poética tiene una pésima distribución, prácticamente nula no sólo en Asturias sino fuera del Principado. Hablando el otro día con algunos de mis colegas escritores me comentaban que la edición en Asturias está en K.O. técnico. Las editoriales sólo se han preocupado de las subvenciones. "Te edito si tienes subvención" me decía hace unos meses una editora de la región. Mi concepto de la edición y el editor es aquel editor que cree en el libro a pesar de la ayuda de turno, que se mueve, que intenta buscar lectores no sólo en Asturias sino fuera de la cordillera cantábrica. Esa lección todavía, una gran parte de nuestras editoriales no lo han aprendido, y así nos va. Época de plata en términos literarios. Desastre total en términos editoriales. Todo el dinero empleado en el mundo de la literatura: Ferias del libro, ayudas a la creación, viajes a ferias del libro internacionales y nacionales, subvenciones a libreros y editores, año tras año ¿DÓNDE ESTÁ ESA INVERSIÓN DE DINERO? ¿Ha repercutido algo en la industria del libro, en los escritores que somos el elemento principal de esta cadena de montaje? Cero. La cosa sigue igual, cambiar para que nada cambie. Cultura y el Principado ni se enteran de la jugada, igual es que alguno le interesa que las cosas sigan como están y algo saca del pastel. Qué envidia de comunidades como Valencia, Andalucia o Extremadura con circuitos literarios y editoriales que se ven a nivel nacional. Nosotros a esperar y otros a vivir de los fracasos en inversiones inútiles. El resto tenemos tres opciones: El asociacionismo, el mundo editorial independiente y emigrar como hacían nuestros antepasados al extranjero o a lugares próximos, donde la situación, a pesar de las dificultades que vivimos existe una mayor sensibilidad y un hacer mejor las cosas. Triste sino el de los escritores asturianos. Muchos cómplices, pocos verdugos, demasiados silencios de los escritores de primera línea que no hablan por miedo a perder su pequeño estatus. Y como dice el dicho: el calla otorga. Otra ocasión perdida y la autocrítica no aparece por ningún lado. Asturias y su ocasión perdida.

5 comentarios:

  1. He caido aquí por casualidad,
    y si dices verdad, querido Rufían,
    me parecere lamentable la situacion, tristemente.

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de dicha realidad, también de la lucha de quien escribe este blog y otros/as cuentos/as guerreros/as de las letras. Yo no abandono el ring...

    ResponderEliminar
  3. Disiento. Creo que la situación que describes es aplicable al conjunto de España. Vamos, que no es "un problema asturiano". Si te fijas, la mayoría de las editoriales nacionales de poesía se han lanzado a publicar libros premiados, y sólo libros premiados. Es decir, han dejado de apostar y han ido a lo seguro. Lo cual es relativamente seguro puesto que si en términos económicos han logrado de esa manera remontar, en términos literarios han caído en picado. Me refiero a Hiperión, Visor... Ya no tienen ni la mitad de credibilidad que tenían. Otras editoriales, como Bartleby o DVD (y no lo digo porque sea la mía), aunque también publican premios, y mucho, han seguido apostando y les están quitando el crédito y la fiabilidad a las mencionadas. De Tusquets no se puede decir nada porque sigue su propia línea y puede permitirse no publicar premios.
    Pero que quede claro que no es un problema asturiano. De hecho, en Asturias es relativamente fácil publicar.
    No hablemos de víctimas y verdugos porque son muchas salvas esas. No hay conspiraciones ni listas negras, que yo sepa (y estoy en la posición adecuada para saberlo).
    Te daré la razón en cambio en una cosa. El Circuito Literario Andaluz, pese a todos sus inconvenientes (es un comedero, un patio para repartir prebendas) tiene mucha actividad y tiene a los escritores andaluces y asimilados moviéndose de aquí para allá. Eso en Asturias no lo hay desde los tiempos en que existía la añorada Literástura.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar